Páginas

lunes, 18 de junio de 2012

Un paisaje vegetal para los dinosaurios de Burgos.

El Colectivo Arqueológico-Paleontológico de Salas, C.A.S. mantiene en pie el proyecto de investigación "Paleoflora de los ecosistemas cretácicos en la provincia de Burgos", en colaboración con el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes, las universidades de Zaragoza, Vigo y México, y la participación de otros especialistas de las universidades de Lyon, Pierre et Marie Curie, y Universidad Nacional Autónoma de México. El proyecto ha sido promovido por la Junta de Castilla y León quien financió, junto a la Fundación Dinosaurios de Castilla y León, hasta cuatro fases del mismo, desde el año 2008. Los directores del proyecto son Bienvenido Díez (Universidad de Vigo) y Fidel Torcida (C.A.S.)

El proyecto desarrolla varios objetivos que se pueden resumir en poner un paisaje a los dinosaurios hallados en la Sierra de la Demanda, en torno a Salas de los Infantes. Es decir, se pretende identificar y reconstruir las comunidades vegetales que formaron parte de los ecosistemas ocupados por los dinosaurios serranos desde el Jurásico Superior hasta el Cretácico final (144 a 65 millones de años aproximadamente). Para ello se estudian yacimientos que contienen troncos fósiles, restos de tallos, hojas y estructuras reproductoras, cutículas (tejidos epidérmicos de las plantas), granos de polen y esporas. Uno de los objetivos últimos es dilucidar las relaciones tróficas entre los dinosaurios y esas plantas.

2012 es un año de transición en el proyecto, en el que no se realizarán nuevas excavaciones, pero se mantiene una línea de trabajo basada en la preparación de los fósiles vegetales recogidos en campañas anteriores, el estudio de los mismos, la publicación de resultados en foros y revistas especializadas, y charlas divulgativas.

Recientemente el C.A.S y la Universidad de Vigo realizaron diversos trabajos de campo en el marco del proyecto investigador. En Rabanera del Pinar se han recopilado datos para diseñar una excavación dirigida a recuperar el tronco de una benetital (planta ya extinguida cuyo aspecto recordaría a una palmera de poca altura). La extracción del fósil necesitará de un trabajo complejo y delicado, que va a ser planificado de modo cuidadoso.

Por otra parte, se visitó un yacimiento cercano a Salas de los Infantes que corresponde a un ecosistema lagunar en cuyo fondo se depositaron fragmentos de plantas e incluso restos de insectos. Se pretende evaluar la posibilidad de una excavación para recuperar dichos fósiles. Con éste, son ya 3 los yacimientos de la Sierra de la Demanda que conservan indicios de insectos del Cretácico Inferior (aproximadamente de 125 millones de años de antigüedad).

El balance del proyecto en estos años es muy positivo. Se trabaja en varios yacimientos de la comarca que han proporcionado fósiles singulares, con grupos y especies muy diversas y, en varios casos, que poseen una magnífica conservación. Se están obteniendo datos sobre el clima y la datación o edad de los yacimientos serranos, un problema hasta ahora no resuelto completamente.

La riqueza paleobotánica de la Sierra de la Demanda merecería dedicar una sección específica en el futuro Museo de Dinosaurios salense. Su conocimiento ayudará a desarrollar un discurso divulgativo que permita al público comprender cómo ecosistemas complejos en su flora eran capaces de mantener una fauna de grandes consumidores de materia vegetal, como fueron los dinosaurios.

El Correo de Burgos
Fotos Colectivo Arqueológico-Paleontológico Salense, C.A.S.