Páginas

martes, 28 de agosto de 2012

Un dinosaurio africano en Europa: el caso del Demandasaurus darwini.


Si el conocimiento sobre los dinosaurios en el siglo XIX hubiera sido más completo, muy probablemente Charles Darwin hubiera utilizado ese grupo biológico como ejemplo para apoyar sus teorías evolutivas. Y una afirmación similar podría hacerse con la génesis de la teoría de la Deriva Continental de Alfred Wegener, sobre todo en lo que se refiere a pruebas paleobiogeográficas.

Actualmente, el conocimiento acumulado sobre la biota del Mesozoico facilita el desarrollo de hipótesis que enlazan la distribución de seres vivos en el pasado con la disposición y desplazamiento de placas continentales. Y en estas hipótesis juegan un papel fundamental las poblaciones de dinosaurios. En el caso de la Península Ibérica, o de la placa ibérica, los ejemplos son múltiples y diversos autores han mostrado tanto casos de dispersión migratoria como de vicarianza (evolución diferenciada de una población a partir de un aislamiento reproductivo respecto a la población de origen); el posible carácter de puente intercontinental de la zona del estrecho de Gibraltar a lo largo del Mesozoico, se trata más adelante.

En la provincia de Burgos se ha descrito en 2011 un dinosaurio de un clado semi-enigmático: los rebaquisáuridos, dinosaurios diplodocoideos que tradicionalmente se ubicaban en Gondwana (el súpercontinente del Sur), con fósiles en América del Sur y en África; el descubrimiento del dinosaurio burgalés Demandasaurus darwini, supuso una sorpresa mayúscula entre los dinosauriólogos. Entre los problemas científicos que suponía su carácter laurasiático (de los continentes del Norte, Europa, Asia y Norteamérica), destacaba el hecho de que estaba emparentado directamente con Nigersaurus, procedente del Aptiense -Cretácico Inferior- de Níger, y todo indicaba el origen africano de Demandasaurus: o bien la especie había emigrado directamente desde África o bien lo hicieron ascendientes directos suyos. La primera opción es la más probable, lo cual acarrea otro problema: habría sido necesario atravesar el mar Tetis entre África y Europa, es decir, debió existir un puente intercontinental que facilitó la dispersión de Demandasaurus desde África.

Durante el Cretácico Inferior la parte del Tetis extendida entre el océano Atlántico central y el océano Índico era una cuenca estrecha y sinuosa, parcialmente cerrada por la existencia de unos bloques y plataformas someros. Debido a la rotación de la placa africana y la apertura del océano Atlántico, en el Tetis “mediterráneo” se produjeron procesos de rifting y colisiones; esto fue la causa de la rotura y fragmentación de la corteza africana en microcontinentes que derivaron hacia el norte, colisionando finalmente con Laurasia. Este conjunto de microplacas habría hecho posible una conexión terrestre entre Europa y África en el Cretácico Inferior y el intercambio faunístico entre los dos continentes. De hecho se había registrado con anterioridad la similitud entre la fauna de dinosaurios del sur de Europa (sobre todo de la Península Ibérica) y África: espinosáuridos y driosáuridos como mejores ejemplos. La existencia de Demandasaurus en Europa y de otros restos fragmentarios de rebaquisáuridos en las islas británicas (que además tienen grandes semejanzas con Nigersaurus y Demandasaurus) ha reforzado de forma definitiva la hipótesis de intercambio faunístico entre las poblaciones de dinosaurios laurasiáticas y gondwánicas a través del Tetis durante el Cretácico Inferior.

¿Y cual sería el puente intercontinental concreto que habría favorecido ese intercambio? No sería la zona de Gibraltar como podría intuirse, pues durante el Cretácico Inferior el mar allí alcanzaba una gran profundidad. En función de los datos paleobiogeográficos, sedimentológicos, tectónicos y paleontológicos de que disponemos, la mejor candidata es la placa Apúlica. Se trata de un fragmento desgajado de la región cineraica del norte de África (el actual Túnez y zonas aledañas) y que chocó con Europa durante la orogenia alpina. En esta placa se han interpretado intercambios faunísticos con África y la existencia de faunas de dinosaurios en yacimientos de icnitas de dinosaurios. Hay datos paleoclimáticos que indican climas variables que producirían variaciones en el nivel del mar, y se han publicado curvas eustáticas que muestran fluctuaciones del mar hacia niveles bajos durante el Cretácico Inferior; todo esto favoreció que plataformas continentales someras se convirtieran en extensas áreas conectadas entre sí a modo de puentes intercontinentales durante períodos de miles de años.

Para algunos investigadores la deriva de la placa Apúlica desde África hacia Laurasia es un ejemplo de “barco funeral vikingo varado en la playa” que supone que lo que se traslada desde el área original hasta el de destino no es una fauna actual, sino los fósiles de la fauna originaria que queda incluida en la placa que se desplaza. Pero tal como se ha expuesto anteriormente hay suficientes evidencias filogenéticas (relaciones evolutivas) que sostienen que hubo un intercambio de faunas entre África y Europa, y hay identificados varios clados que estarían implicados en el intercambio, como es el caso de Demandasaurus.

Bibliografía relacionada.

-Canudo, J.I., Barco, J.L., Pereda-Suberbiola, X., Ruiz-Omeñaca, J.I., Salgado, L.,Torcida Fernández- Baldor, F., Gasulla, J.M. 2009. What Iberian dinosaurs reveal about the bridge said to exist between Gondwana and Laurasia in the Early Cretaceous. Bulletin de la Société Géologique de France, 180 (1), 5-11.

-Dalla Vecchia, F.M. 2005. Between Gondwana and Laurasia: Cretaceous Sauropods in an intraoce¬anic carbonate platform. En (eds.) V. Tidwell y K. Carpenter: Thunder-Lizards. The Sauropo¬domorph Dinosaurs. Indiana University Press, 395-429.

-Galton, P.M. 1977. The ornithopod dinosaur Dryosaurus and a Laurasia-Gondwanaland connection in the Upper Jurassic. Nature, 268, 230-232.

-Gheerbrant, E., Rage, J.C. 2006. Paleobiogeography of Africa: How distinct from Gondwana and Laurasia?. Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology, 241, 224-246.

-Jacobs, L.L., Strganac, C., Scotese, C. 2011. Plate Motions, Gondwana Dinosaurs, Noah’s Arks, Beached Viking Funeral Ships, Ghost Ships, and Landspans. Anais da Academia Brasileira de Ciencias, 83 (1), 3-22.

-McKenna, M. C., 1973. Sweepstakes, corridors, Noah’s Arks, and beaehed Viking funeral ships in palaeogeography. En (eds.) D.H. Tarling y S.K. Runcorn: Implications of Continental Drift to the Earth Sciences. Academic Press, London, 295-308.

-M.J., Tchernov, E., Jacobs, L.L. 1999. The Cretaceous biogeography of the eastern mediter¬ranean with a description of a new basal mosasaurid from ´Ein y Abrud, Israel. En (eds.) Y. Tomida, T. H. Rich, y P. Vickers-Rich: Proceedings of the Second Gondwanan Dinosaur Sym¬posium. National Science Museum Monographs, 15, 259-290.

-Sereno, P.C., Wilson, J.A. 2005. Structure and evolution of a sauropod tooth batery. En (eds.) K. A.Curry Rogers y J. A. Wilson): The Sauropods: Evolution and Paleobiology. University of California Press, 157-177.

-Stampfli G.M., Hochard C. 2009. Plate tectonics of the Alpine realm. En (Murphy, Keppie y Hynes, eds.): Ancient orogens and Modern Analogues. Geolocical Society London, Special Publica¬tions, 327, 89-111.

-Torcida Fernández−Baldor, F., Canudo, J.I., Huerta, P., Montero, D., Pereda Suberbiola, X., Salgado, L. 2011. Demandasaurus darwini, a new rebbachisaurid sauropod from the Early Cretaceous of the Iberian Peninsula. Acta Palaeontologica Polonica, 56 (3), 535–552.

-Ziegler, P.A. 1999. Evolution of the Arctic-north Atlantic and the western Tethys. A visual presentation of a series of palaeographic-plaeotectonic maps. www.searchanddiscovery.net/ documents/97020/memoir43.htm Search and Discovery Article #30002 (1999)

Imágenes.

1: Demandasaurus darwini, dibujo de Raúl Martín.

2: Vértebra caudal de Demandasaurus.

3: Paleomapa de la Tierra durante el Cretácico Inferior (Ron Blakey, http://jan.ucc.nau.edu/˜rcb7/).

4: Dispersión de los rebaquisáuridos desde África a Europa. Elaborado sobre una figura de Ziegler (1999).

Esta entrada, de Fidel Torcida Fernandez-Baldor, participa en el XV Carnaval de Biología alojado en Hablando de Ciencia.

2 comentarios:

Victor Tagua dijo...

Muy interesante el post y me ha descubierto cosas que desconocía sobre los saurópodos, el grupo del que más cogeo en el tema dinosauriano.
Muchas gracias por participar en el Carnaval y además nos sirve para el post de cierre que sale este viernes

Anónimo dijo...

Gracias, Victor.
Los dinosaurios dan mucho de sí en temas evolutivos y nuestro demandasaurio es uno de esos ejemplares que son claves para entender algunos clásicos conceptos de paleobiogeografía. Para quienes hemos estudiado este dinosaurio estamos ante una de las especies más interesantes del Cretácico Inferior europeo.
Fidel