Páginas

sábado, 15 de septiembre de 2012

Los dinosaurios de Salas de los Infantes acaparan la atención de 400.000 personas en el Parque de las Ciencias (Granada).

Los dinosaurios de Salas de los Infantes (Burgos) han sido unos de los protagonistas de la muestra que se exhibe en el Parque de las Ciencias de Granada que por espacio de un año ha albergado una selección de piezas de estos prehistóricos animales con el título T Rex: ¿cazador o carroñero?’. Tras este año, la exposición se clausurará el próximo domingo 16 de septiembre, con un primer balance exitoso pues durante este año han pasado cerca de 400.000 personas a visitar el montaje.

La institución granadina la valora como una de las exposiciones de mayor éxito en la historia del museo. Las cifras respaldan la buena aceptación que ha tenido esta muestra, producida por el Museo de Historia Natural de Londres y el Parque de las Ciencias, y en la que han colaborado varios museos paleontológicos españoles, como es el caso del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes. La cifra de  400.000 visitantes supera las expectativas iniciales que se situaron en las 300.000 visitas.

El mito y la fascinación que despiertan los dinosaurios han atraído a visitantes de todas las edades y puntos del mundo que también han encontrado en esta exposición una forma amena de acercarse a la ciencia y a la investigación paleontológica.

El convenio de colaboración firmado entre el Museo salense y el andaluz permitió la presencia de varios fósiles burgaleses, entre los que destacan, como las piezas más sobresalientes, una vértebra caudal de un dinosaurio saurópodo de gran tamaño, un fémur de un iguanodontoideo de gran envergadura (que se expone en público por primera vez) y un esqueleto semicompleto de un pequeño driosáurido. Igualmente, hay una representación resaltable de vegetales fósiles con troncos de plantas benetitales. En este sentido, el museo salense conserva una de las colecciones más completas en Europa de estas plantas extinguidas. También se ha podido observar en el recorrido de la muestra placas con impresiones fósiles de helechos y fotografías microscópicas de polen fósil de 130 millones de años. Además se expuso una réplica de una vértebra de Demandasaurus darwini, el dinosaurio descrito en Burgos y que es una especie única en el mundo.

Foto Rubén Contreras Izquierdo
El Correo de Burgos