Páginas

jueves, 18 de octubre de 2012

Compagopiscis, un pez primitivo armado de dientes.

Un equipo internacional dirigido por paleontólogos de la Universidad de Bristol acaba de descubrir el origen evolutivo de la mandíbula y los dientes. La clave la tiene un pez primitivo llamado Compagopiscis, que vivió en el Devónico tardío hace unos 380 millones de años y que, poseía dentición.

Todos los vertebrados con mandíbulas tienen dientes, pero durante mucho tiempo se ha creído que esto no ha sido siempre así. Se suponía que los primeros vertebrados, en vez de dentadura, disponían unas horribles mandíbulas como tijeras para poder capturar a sus presas. Sin embargo, la nueva investigación, publicada en la revista Nature, demuestra los primeros vertebrados madibulados también poseían dientes, lo que indica que ambos evolucionaron juntos.

Paleontólogos de Bristol, del Museo de Historia Natural y de la Universidad de Curtin (Australia) colaboraron con físicos suizos para estudiar las fauces del pez Compagopiscis. Utilizaron radiación de sincrotrón, rayos X de alta energía, para revelar la estructura y el desarrollo de los dientes y los huesos del pez. De esta forma, pudieron obtener un modelo digital y vistas muy detalladas del fósil, hallado en Australia, sin destruirlo.

Reconstrucción Esben Horn
Abc