Páginas

jueves, 4 de octubre de 2012

Descubren que los moluscos más simples evolucionaron de otros más complejos.


Un fósil descubierto en Gran Bretaña parece que pone fin a un largo debate sobre los moluscos, uno de los grupos de invertebrados más diversos. El fósil, que fue encontrado en la frontera entre Inglaterra y Gales, proporciona la mejor evidencia hasta el momento de que los moluscos más simples evolucionaron de sus hermanos con conchas, anatómicamente más complejos, en lugar de al revés.

El descubrimiento, publicado en la revista "Nature", refuerza los hallazgos previos de estudios de secuenciación molecular y ayuda a clarificar las relaciones evolutivas de los moluscos.

Los investigadores hallaron la muestra de Kulindroplax perissokomos enterrada en ceniza volcánica, en el yacimiento fósil Herefordshire, un rico conjunto de vida marina antigua de más de 400 millones de años.

El Kulindroplax, de entre 2 cm de ancho y 4 de largo, parece ser que es el primer molusco observado con una combinación ambigua de válvulas, o conchas exteriores, y cuerpo de gusano. 

Los científicos han reconstruido su aspecto tridimensional utilizando  programas informáticos, que revelaron su forma y estructura en detalle. Además de sus siete conchas, Kulindroplax tenía una cubierta densa de espículas sobre el resto del cuerpo, lo que probablemente utilizaba para arrastrarse sobre el lecho marino lodoso.

Foto Imperial College London
Europa Press