Páginas

viernes, 4 de enero de 2013

Los dinosaurios oviraptores movían las plumas de su cola para cortejar a las hembras.


Un nuevo estudio de la Universidad de Alberta (Canadá) de los fósiles de un grupo de dinosaurios bípedos conocidos como ovirraptores sugiere que muchas especies en el linaje sacudían sus plumas de la cola para llamar la atención durante el ritual de cortejo, igual que hacen en la actualidad los pavos reales.

Según los científicos, estos dinosaurios tenían todo lo necesario para poder mover la cola en el cortejo: una particular estructura ósea y muscular. Las vértebras del final de la cola de los ovirraptores se fusionan formando una cresta, como la estructura de una hoja. Además, las vértebras de la base de la cola eran cortas y numerosas, lo que indica una gran flexibilidad.

Los músculos grandes se extendían muy abajo en la cola y tenían un número suficiente de puntos de conexión a las vértebras para que el ovirraptor propulsara las plumas de la cola de lado a lado y de arriba abajo.

Además de las plumas de la cola ondeando, los ovirraptores también tenían crestas óseas prominentes en su cabeza, que también se cree que el dinosaurio pudo haber usado en el apareamiento.

La investigación ha sido publicada en Acta Palaeontologica Polonica.
Ilustración Sydney Mohr
Science

Europa Press