Páginas

jueves, 17 de enero de 2013

Nuevos descubrimientos sobre los tetrápodos realizados con el sincrotrón europeo.


El último estudio, realizado por la Universidad de Cambrigde, la Universidad de Uppsala y la Royal Veterinary College, de la Universidad de Londres, invalida la forma y los medios aceptados hasta ahora de reconstruir los fósiles de tetrápodos. Mediante la utilización de imágenes en alta resolución de rayos X, los paleontólogos han podido establecer que durante más de 100 años se ha reconstruido la columna vertebral de los tetrápodos al revés.  Los resultados de este estudio obligan a los científicos a reescribir los libros de texto sobre la evolución de la columna vertebral en los primeros animales con extremidades.

La mayoría de los fósiles conocidos de los primeros tetrápodos se encuen
tran atrapados en la roca, pero los científicos han logrado estudiarlos, sometiéndolos a la energía de alta radiación del sincrotrón European Synchrotron Radiation Facility (ESRF) situado en Grenoble (Francia). El equipo pudo observar los fósiles con asombroso detalle y se dieron cuenta de que lo que se suponía que era el primer hueso en cada vértebra, en realidad era el último.

Los científicos creen que al entender cómo encajan entre sí cada uno de los huesos, se podrá empezar a explorar la movilidad de la columna vertebral y probar la forma en que puede haberse transferido las fuerzas entre los miembros durante las primeras etapas del movimiento sobre la tierra.

En uno de los animales se encontró que tiene un "esqueleto" de características desconocidas hasta ahora que incluye una cadena de huesos que se extiende hasta la mitad de su pecho y representa el primer intento de la evolución en un esternón óseo. Ese tipo de estructura le permitiría soportar el peso del cuerpo en su pecho mientras se movía sobre la tierra.

La investigación científica se ha publicado en la prestigiosa revista Nature.

Nota de prensa de la Royal Veterinary College
Discover