Páginas

sábado, 9 de febrero de 2013

Hallada una nueva especie de araña fósil en el yacimiento de ámbar de El Soplao (Cantabria).

Científicos han descubierto una nueva araña fósil, a la que han llamado Soplaogonomegopsunzuei en honor al yacimiento cántabro de El Soplao, donde se ha producido el hallazgo. El estudio del animal, descrito como un nuevo género y especie, se ha publicado esta semana en la revista "Journal of Systematic Palaeontology", una prestigiosa revista internacional de paleontología.

Este es el cuarto descubrimiento en El Soplao desde abril de 2012, fruto de los distintos trabajos y líneas de investigación que se llevan a cabo desde distintas universidades e instituciones nacionales e internacionales.

El estudio de la nueva araña se ha publicado junto a otras tres nuevas arañas procedentes de los yacimientos de ámbar de Peñacerrada I (en Burgos) y San Just (en Teruel). Todas ellas pertenecen a la familia Lagonomegopidae, hoy en día extinta, y no superan los dos milímetros de tamaño.

Las nuevas arañas del ámbar de España vivieron durante el Cretácico, hace unos 110 millones de años, cuando el territorio ibérico era una isla y presentaba un clima subtropical.

Los lagonomegópidos son un grupo de arañas de hábitos y parentescos inciertos. Se caracterizaban por presentar dos ojos de gran tamaño en posición lateral, algo desconocido en arañas actuales.

Particularmente, la nueva especie del ámbar de El Soplao presentaba un largo cuello que se proyectaba hacia delante, rasgo que hasta ahora se desconocía en la diversidad del grupo. El grupo también había aparecido anteriormente en los ámbares de Israel, Myanmar, Rusia, Estados Unidos y Canadá, aunque la diversidad descrita del grupo en estos ámbares es menor a la actual del ámbar de España.

Aunque los lagonomegópidos presentaban una distribución muy amplia durante el Cretácico, todo parece indicar que no sobrevivieron a la gran extinción que tuvo lugar a finales de este periodo y que acabó con los dinosaurios.

El estudio ha sido llevado a cabo por Ricardo Pérez de la Fuente, del Departamento de Estratigrafía, Paleontología y Geociencias Marinas de la Universidad de Barcelona (UB) y Erin E. Saupe y Paul A. Selden, de la Universidad de Kansas (KU).

Europa Press