Páginas

martes, 12 de febrero de 2013

Spinomegops aragonensis, una especie de araña fósil con espinas encontrada en Teruel.

Un grupo internacional de paleontólogos que trabaja en el yacimiento de Sant Just (Teruel) ha descubierto una especie de araña con espinas en sus patas, atrapada en ámbar desde hace unos 100 millones de años.

El animal, bautizado como "Spinomegops aragonensis", pertenece a la familia Lagonomegopidae, que presentaban una distribución muy amplia durante el Cretácico. Todo parece indicar que no sobrevivieron a la gran extinción que acabó con los dinosaurios.

Los lagonomegópidos, de hábitos y parentesco inciertos, se caracterizaban por presentar dos ojos de gran tamaño en posición lateral, hecho desconocido en las arañas actuales. Además, la nueva especie fósil presenta abanicos de espinas en los dos primeros pares de patas, que habrían aumentado la capacidad prensil de la araña a la hora de capturar a sus presas.

Existen ejemplares similares al ahora descubierto, como en los ámbares cretácicos de Nueva Jersey (Estados Unidos), de Yantardakh (Rusia) y del Lago Cedar (Canadá). Sin embargo, los científicos han indicado que, con este hallazgo el ámbar español se convierte en el más diverso en este enigmático grupo de arañas y permite incrementar el conocimiento acerca de su ecología y de sus posibles relaciones evolutivas.

La investigación científica se ha publicado en la revista "Journal of Systematic Palaeontology".

Europa Press