Páginas

martes, 5 de marzo de 2013

Descubren fósiles de un camello gigante extinto en una isla de Canadá.

Un equipo de científicos dirigido por el Museo Canadiense de la Naturaleza ha descubierto en el Ártico, en la isla de Ellesmere (Nunavut, Canadá), los fósiles de un camello gigante extinto desconocido. El animal vivió en el Plioceno medio, época en la que se produjo una fase de calentamiento global del planeta y la zona estaba cubierta por un bosque de tipo boreal.
 
El hallazgo, publicado en la revista Nature Comunications, representa la primera evidencia de camellos tempranos que vivieron en la región del Alto Ártico.
 
Los fósiles fueron recogidos en 2006, 2008 y 2010 en el yacimiento Fyles Leaf Bed, un depósito de arena, donde nunca antes se había encontrado un mamífero.
 
Los paleontólogos se ayudaron de un escáner láser 3D para ensamblar y alinear las piezas. El tamaño del hueso de la pata reconstituida sugirió que era de un mamífero muy grande. La plena confirmación de que los huesos pertenecían a un camello se produjo con nueva técnica desarrollada en la Universidad de Manchester que analiza el colágeno encontrado en el hueso y puede distinguir a qué tipo de mamífero pertenece. La «huella» resultante se comparó con las de 37 especies de mamíferos modernos y se vió que se parecía a los de los camellos modernos, específicamente dromedarios, así como al camello gigante de Yukón, que se cree que es Paracamelus, el antepasado de los camellos modernos.
 
Según, Natalia Rybczynski, paleontóloga de vertebrados en el Museo Canadiense de la Naturaleza, quizás algunas especializaciones de los camellos modernos, como «los pies planos anchos, los ojos grandes y las jorobas de grasa, pueden ser adaptaciones derivadas de vivir en un ambiente polar». Pero no tan frío como el de ahora. En ese período de tiempo, la Tierra era entre 2º y 3º C más cálida de lo que es ahora, y en el Ártico había entre 14 y 22º C más.
 
Ilustración de Julius T. Csotonyi.
 
ABC