Páginas

lunes, 1 de abril de 2013

África tuvo una "alta diversidad" de pingüinos prehistóricos.

Hace unos 10-12 millones de años, al menos cuatro especies de pingüinos coexistieron en lo que hoy es África. Así lo demuestra un estudio de 17 fragmentos fósiles encontrados a finales de 2010 en una excavación cerca de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

Los hallazgos fósiles, descritos en la última edición de la Revista de Zoología de la Linnean Society, representan la evidencia más antigua de estas aves en África, anteriores a los fósiles de entre 5 y 7 millones de años descritos anteriormente.

Según el estudio de los huesos, estas especies tuvieron diversos tamaños, desde un diminuto pingüino de 0,3 metros de altura, hasta una imponente especie de cerca de 0,9 metros.

Sólo una especie de pingüino vive actualmente en África: el pingüino africano (Spheniscus demersus), también conocido como pingüino del Cabo o de anteojos. Calificada como una especie en peligro de extinción desde 2010, estos pingüinos son denominados en inglés como "Jackass", por su fuerte forma de llamar, parecida a un burro rebuznando.

Las lagunas en el registro fósil hacen difícil determinar si las extinciones de los pingüinos prehistóricos fueron repentinas o graduales. Según los investigadores, los seres humanos probablemente no tienen la culpa, porque para cuando los primeros humanos modernos llegaron a Sudáfrica, todas las especies de pingüinos -menos la actual- habían ya desaparecido.

Una posibilidad más probable es que la subida y bajada del nivel del mar terminó por eliminar los sitios seguros para la anidación.

Reconstrucciones de la superficie terrestre sugieren que 5.000.000 de años atrás, el nivel del mar en la costa de Sudáfrica era 90 metros más alto de lo que es hoy, inundando las zonas bajas y convirtiendo la región en una red de islas.

Una mayor cantidad de islas implicaba más playas donde poder tener las crías y mantenerlas a salvo de los depredadores del continente. Sin embargo, con la reducción del nivel del mar, las islas se volvieron a conectar al continente por puentes de tierra, lo que habría acabado con las playas de anidación y facilitado el acceso a los depredadores.

BBC