Páginas

martes, 7 de mayo de 2013

El cambio climático fue el responsable de la extinción de la megafauna en Australia.

Una importante revisión concluye que la mayoría de las especies de animales de la megafauna que habitaron Australia ya habían desaparecido cuando la gente llegó.

La investigación desafía la afirmación de que los seres humanos son los principales responsables de la desaparición de la megafauna en una "ventana de extinción" propuesta entre 40.000 y 50.000 años atrás, y en su lugar señala con el dedo al cambio climático.

Según Stephen Wroe, autor principal del estudio, nunca ha habido ninguna evidencia directa de que los seres humanos se aprovechan de megafauna extinta en Sahul, continente que incluía parte continental de Australia, Nueva Guinea y Tasmania, unidos durante el Pleistoceno.
 

Unas 90 especies de animales gigantes habitaron Sahul, entre ellos el diprotodonte, el marsupial gigante que tenía el tamaño de un rinoceronte, y enormes canguros que quizás eran incapaces de saltar, además de iguanas con saliva tóxica del tamaño de los cocodrilos de estuario y de feroces leones marsupiales.

 
Wroe también subrayó que solo se tiene una firme evidencia de la existencia de 8 de las 14 especies de esta megafauna que poblaron Sahul cuando llegaron los primeros aborígenes, mientras que hay una ausencia de registros fósiles en los últimos 130.000 años de la presencia de un medio centenar de animales gigantes.

Además, estudios recientes de los núcleos de hielo de la Antártida, los niveles de los antiguos lagos en el centro de Australia y otros indicadores ambientales también sugieren que Sahul, que en aquel entonces era un vasto desierto, fue afectado por climas erráticos y aumentó sus niveles de aridez durante los últimos 450.00 años.

La investigación ha sido publicada en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, por un equipo internacional liderado por la Universidad de Nueva Gales del Sur, y que incluye investigadores de la Universidad de Queensland, la Universidad de Nueva Inglaterra, y la Universidad de Washington.
Ilustración Peter Schouten
Science Daily
Terra