Páginas

martes, 16 de julio de 2013

Nueva investigación revela que el dinosaurio Tiranosaurio rex era un cazador y no sólo un simple carroñero.

El debate sobre si el Tiranosaurio rex era un temible depredador o un simple carroñero es tan antiguo como su descubrimiento. Ahora, paleontólogos estadounidenses de la Universidad de Kansas (EE.UU) confirman que este dinosaurio cazaba a sus presas vivas, tal y como se publica en Proceedings of National Academy of Sciences (PNAS).

Los investigadores han analizado un fósil descubierto en Dakota del Sur, consistente en unas vértebras fusionadas de hadrosaurio que envuelven un diente roto de T. rex, de unos 3,75 centímetros de largo. La corona dental incrustada en la columna vertebral del hadrosaurio indica que el carnívoro cazaba a sus presas vivas, aunque también pudiera tener un comportamiento carroñero, como la mayoría de los grandes depredadores modernos, incluidos los leones. Que en este caso la presa lograra escapar no significa que fuera un cazador poco hábil, ya que hasta los leones fallan entre el 42% y el 62% de sus ataques.

Aunque no existe ningún ejemplo actual en el que un depredador de semejante tamaño sea carroñero, muchos expertos, como Jack Horner, paleontólogo del Museo de las Rocosas en Bozeman (Montana, EEUU) defendían que Tiranosaurio rex era demasiado lento para cazar, y que su fino olfato era propio de carroñeros. Jack Horner no está muy convencido de las conclusiones de esta investigación y cree que este estudio no refuta su teoría según la cual el Tiranosaurio rex era un carnívoro oportunista como la hiena. Piensa que la investigación simplemente muestra que un tiranosaurio mordió a otro dinosaurio.

Estudios más recientes aseguran que su olfato no era tan desarrollado, que podía alcanzar los 40 km/h y que la fuerza de su mordisco era más fuerte que la de cualquier otro depredador terrestre. Todo ello, sumado al estudio publicado hoy en PNAS, puede mostrar que el dinosaurio era capaz de perseguir y cazar a sus presas.

Referencia bibliográfica:
Robert A. DePalma II, David A. Burnham, Larry D. Martin, Bruce M. Rothschild, and Peter L. Larson. “Physical evidence of predatory behavior in Tyrannosaurus rex”. PNAS Early Edition July 2013

Agencia SINC