Páginas

viernes, 16 de agosto de 2013

Descubren en China al antepasado más antiguo de los mamíferos multituberculados.

Paleontólogos chinos y estadounidenses han hallado en China un fósil de hace 160 millones de años perteneciente a una nueva especie de roedor extinto, al que han denominado como Rugosodon eurasiaticus, que representaría el antepasado más antiguo de los mamíferos multituberculados. El animal pudo haber sentado las bases para la vida en los árboles y la dieta de los mamíferos herbívoros que vinieron después.
 
Los multituberculados son un orden extinto de mamíferos ancestrales de los cuales se conocen más de 200 especies fósiles, todas ellas datadas entre el Jurásico medio y el Oligoceno temprano. El fósil descubierto indica que medía 17 centímetros y era el antepasado más antiguo de este orden de costumbres arborícolas.
 
El esqueleto proporciona valiosa información sobre las características que ayudaron a estos multituberculados a prosperar. Por ejemplo, el fósil revela que sus dientes se adaptaban tanto para roer plantas como a comer animales. Los científicos sugieren que el animal allanó el camino para que otros mamíferos posteriores se hicieran herbívoros y arborícolas.
 
Según los científicos, los multituberculados que se adaptaron para escalar árboles y saltar tenían unos huesos del tobillo capaces de conseguir una “hiper-rotación hacia atrás” de las patas traseras. Lo sorprendente es que estas características del tobillo ya estaban presentes en los mamíferos Rugosodon que vivían en tierra, cuando es propio de arborícolas o en aquellos que transitan por superficies irregulares.
 
Además, el roedor podía comer sin problemas diferentes tipos de alimentos, probablemente consumieron una dieta de animales durante la mayor parte de su existencia, pero que en su última etapa la diversificaron y empezaron a comer plantas.
 
Antes de que los multituberculados desaparecieran, compitieron con los roedores más modernos. Al final de su carrera en el planeta, habían desarrollado dentaduras complejas que les permitieron disfrutar de las dietas vegetarianas y habilidades locomotoras únicas que les permitieron desplazarse por las copas de los árboles.

La investigación sobre el Rugosodon eurasiaticus ha sido publicada en la revista "Science".